1 de junio de 2007

Cleóbulo Sabogal

Con motivo del Día del Idioma, BBCMundo habló en Bogotá con un hombre que se dedica a resolver todo tipo dudas sobre el uso del español.

Cleóbulo Sabogal se gana la vida resolviendo dudas sobre el uso del castellano desde la Academia Colombiana de la Lengua, en una oficina donde está literalmente rodeado de diccionarios.

¿Esa palabra se escribe con s o con c? ¿Esta tiene doble ortografía? ¿Cuál de los significados de esta otra es el apropiado? ¿Cómo se usa esa preposición? ¿Este es un anglicismo o ya fue aceptado? ¿Cómo se conjuga este verbo? ¿Cómo se escribe esta sigla?

"Son preguntas de todo tipo. Sobre léxico, significado y ortografía", le dijo Cleóbulo a BBC Mundo.

"En general, el hablante desconoce su idioma. De hecho, utilizamos unas 2.000 palabras y llegamos a entender máximo 5.000, por el contexto, de las casi 90.000 que tiene el diccionario académico", afirmó.

En promedio, Cleóbulo comenta que resuelve unas 45 consultas diarias, que le hacen estudiantes, profesores, traductores, publicistas, diseñadores gráficos, abogados, economistas, secretarias, filólogos, editores y correctores de estilo, entre otros.

Se trata de preguntas que le formulan por teléfono, por fax o por correo electrónico al experto, que aunque estudió ciencias religiosas y filosofía, se dejó seducir por la gramática.

Muchas veces, él, que es el jefe de la oficina de información y divulgación de la Academia Colombiana, no necesita ni siquiera consultar uno de sus preciados diccionarios, pues tiene la respuesta en la punta de la lengua.

Entonces suelta la respuesta y cita la fuente, que en la gran mayoría de las veces es un diccionario, como el de la Real Academia Española de la Lengua, el Panhispánico de Dudas o el de Uso del Español Actual.

"La mayoría de las palabras en español son polisémicas, es decir, tienen varios significados. Una vez una señora me llamó a preguntarme qué significaba "huelga decir", pues ella asociaba huelga con un paro y no como una inflexión del verbo holgar", relató Cléobulo, quien parece un diccionario ambulante.

Sabogal explicó que las dudas surgen cuando no se entiende el contexto en que se usan las palabras o porque "hay personas que tienden a casarse con un solo significado de la palabra".

Cuando BBC Mundo lo visitó en su amplia oficina, un hombre lo llamó a preguntarle si era correcto escribir halar o jalar.

Y Cleóbulo le contestó que se podía escribir de ambas formas, pues eso dependía de cómo se pronunciara la palabra.

Después lo telefonearon del Museo de la Policía a preguntarle el significado de entropía.

Por el contexto: "Según el diccionario de la academia, (entropía) tiene tres significados, dos de ellos están relacionados con física y el último con informática", les dijo inicialmente.

Y les explicó que en física, entropía es magnitud termodinámica y medida del desorden de un sistema, y que en informática es la medida de la incertidumbre.

Luego de escuchar a su interlocutor, Cleóbulo añadió: "por el contexto que usted me da, habría que tomar la acepción que me da el Gran Diccionario de Uso del Español Actual, según la cual entropía es pérdida de organización o desorden".

Cleóbulo también nos contó que acaba de recibir un fax de la Empresa Colombiana de Petróleos, ECOPETROL, donde le preguntaban si, para referirse a una piscina de poca profundidad se podía utilizar la palabra panda, que les suena muy colombiano, o era preferible somera.

"Yo creo que el adjetivo pando o panda es de amplio uso en Hispanoamérica. En cambio, somero es más elevado", señaló.

Has y haz

Él, que es una especie de "diccionario" ambulante señala que una consulta muy frecuente que le hacen tiene que ver con has y haz.

"Has es inflexión del verbo haber y siempre se usa como auxiliar. Has venido, has cantado, has permanecido estudiando, no has dicho nada. Mientras que el otro haz, aparte de ser sustantivo, la duda surge cuando es verbo: haz bien y no mires a quién, haz la tarea", explicó.

La academia también se retracta, reconoce Cleóbulo. Y recuerda que aunque en 2001 la edición del diccionario aceptó membresía, en el panhispánico se corrigió por membrecía, por la terminación de otras palabras como alferecía y clerecía.

A Cleóbulo le encanta su oficio, salvo por los tozudos que lo llaman y no aceptan sus respuestas, porque ya cometieron el error o no aceptan perder una apuesta que ya hicieron con otros que también lo están escuchando.
Publicar un comentario