9 de febrero de 2016

Vacar en China

Vistiendo una especie de dulleta de tela muy fina, me encontraba vacando en China, caminé por mucho

tiempo por las calles de la capital, anduve bajo un cierzo helado hasta despearme, cansado, me detuve en una de las avenidas de la ciudad, como conocía el idioma que se habla en el país, me puse a leer un dazibao para enterarme del movimiento político del país, mientras leía, observé muy cerca de mí,  como la policía domeñaba a un belitre que trataba de camelar a un turista, el ladino, un hombre joven y glabro para la edad que aparentaba, la gente aglomerada murmuraba que estaba falluqueando, otros decían que además estaba flipado, luego de terminada esta algazara, como me sentía tan cansado y hambriento, me senté en un banco y disimuladamente zafé las feladices de mis cómodas ojotas y me deshice de ellas.

Mientras descansaba amusgué para ver el nombre de un restaurante, había uno de comida cantonesa, me calcé mis ojotas y hasta allí me dirigí rápidamente, caía la tarde y el hambre me abacoraba, al entrar al recinto, en una de las mesas estaba sentado un amigo que conocí en un viaje que hice hacía dos meses a Marruecos, me acerque y me invitó a sentarme, desde aquel entonces hicimos muy buena amistad, lo consideré  “mi amigo el cumpa Marroquín”, es un hombre pilixte, muy dicaz, es una especie de lexiarca en su país, conversamos, recordamos episodios desde nuestro primer encuentro y de los contactos por las redes sociales.

Pedimos unos aperitivos y luego platos típicos para saciar el hambre, ambos pedimos una sopa, que resultó una especie de jerricote, y de segundo ordenamos un pescado, una suculenta japuta, que fue servido en un plato muy bien presentado, se veía apetitoso, de postre pedimos, yo “Bollos dulces con nata montada” y el “Bolitas en dulce de arroz glutinoso” todo muy exquisito.

Tuvimos un charloteo largo y ameno, tratamos varios temas, a la hora de cancelar la cuenta él se ofreció a pagar todo, me dio vergüenza, solo me quedó hacer la jarrita y agradecerle la invitación.
Publicar un comentario