29 de diciembre de 2010

No importa

Qué estudias, dónde trabajas, cuál es tu religión, qué comida te gusta y cuál es tu color favorito, dónde pasas tus vacaciones o si eres casado, soltero o arrejuntado.


Cuando jugamos scrabble, todos somos iguales
Publicar un comentario