20 de agosto de 2009

Scrabble en Ohio


Residente de Barrington hace dinero con el Scrabble

Este es el mundo de Max Karten: 100 fichas de ¾ de pulgada, letras al azar, miles y miles de posibles combinaciones.

El lugareño de 23 años de edad sabe como unir las letras para ganar un torneo. A principios de agosto se ubicó en el primer lugar de la división 4 en un torneo nacional de scrabble de cinco días, que tuvo lugar en Dayton, Ohio. No es el primer residente de Barrington en lograrlo, pues un egresado de Barrington High School ha logrado los títulos en cada uno de los cinco torneos en los que se ha inscrito en los últimos años.

Max solo ha estado jugando de forma competitiva durante dos años, pero aprendió el juego a corta edad con su abuela, Alice Norris. Cuando Max era pequeño, su abuela (ahora residente de Florida) vivía en Queens, Nueva York, y Max y su familia la visitaban seguido.

"Ella me enseñó a jugar scrabble cuando tenía cinco o seis años. Nunca acostumbró dejarme ganar, y es por ello que siempre quise ser bueno en eso", dijo Max.

Una de las desventajas de jugar bien de forma competitiva, es que se reduce el número de personas que quieran compartir un tablero.

"Ella tampoco juega conmigo", dijo Max acerca de su abuela.

(...)

Max dice que la estrategia en el tablero no es sólo conseguir una palabra que encaje con lo que está ya colocado.

"Depende de una situación exacta de cada juego la forma en que necesitas jugar. Depende de la puntuación, y la forma que está distribuido el tablero, y qué fichas quedan por sacar de la bolsa", dijo.

Hay libros de scrabble con listas de palabras usando distintas cantidades de letras, como palabras de cuatro o siete letras en muchas combinaciones. Max dijo que "aneroide" (válida en español) es la palabra más común para el scrabble (en inglés, "aneroid"), basado en la cantidad que hay de cada una de esas fichas. Pero, Max no sabría decir lo que significa "aneroide", pues él sólo memoriza la palabra (según el DRAE, es un barómetro metálico).

(...)

Traducción: Mikel Anzola
Tomado de
aquí
Publicar un comentario