5 de diciembre de 2008

Jugar con letras

Para las palabras basta la A

En La batata macabra hay que comunicar una palabra a los demás integrantes del equipo usando solamente la vocal A. El juego tiene antecedentes de alcurnia literaria: Rubén Darío escribió Amar hasta fracasar, un curioso y extenso cuento en A, que narra las desventuras amorosas de Ana y Blas:

Ya pasaban largas albas para Ana, para Blas; mas nada alcanzaban. Casar trataban, mas hallaban avaras a las hadas, para dar grata andanza a tal plan.

Se pueden encontrar muchos otros ejemplos, de autores, longitudes y calidades diversas. Hay larga tradición en buscar y coleccionar palabras que tengan una vocal exclusiva, como la mágica abracadabra, la gozosa carcajada o la vetusta papanatas.

Escribir un texto completo es más exigente pero también más divertido.

Un buen ejercicio de precalentamiento, ideal para viajes en tren o colas en el supermercado, consiste en decidir al tuntún una categoría y buscar palabras de esa categoría que se escriban sólo con A.

¿Ciudades? Bagdad, La Paz, Praga, Caracas, La Habana.
¿Árboles? Jacarandá, haya, arrayán.
¿Provincias? Catamarca, Salta.

Cuando la lengua esté afilada y el cerebro haya elongado se pueden enfrentar tareas más exigentes; por ejemplo, idear definiciones típicas de diccionario o crucigrama.

barajar. Mandar las cartas para atrás, para acá, para allá.
carnaval. Gran mascarada.
papa. La planta la da para mandar al paladar blancas pastas blandas.

Escrito por: Ivan Skvarca
Publicar un comentario