29 de abril de 2008

¡¿Qué?!

¡Qué estás diciendo? ¿Eso es posible!

La Real Academia de la Lengua (RAE) admite como un uso especial la combinación de un signo de interrogación con un signo de exclamación, pudiendo ocupar ambos la primera o la última posición de la frase.

Aunque señala como preferible abrir y cerrar con los dos signos a la vez:

¿¡Qué estás diciendo!? ó
¡¿Qué estás diciendo?!

En inglés, con una única posición final han recurrido al interrobang para yuxtaponer una pregunta con una admiración.

Prueba a escribir frases con ambas intenciones, como "¡Quién ha sido?", o "¡Cómo te has atrevido?".

Tomado del blog de: Miguel Agirregabiria
Publicar un comentario