7 de julio de 2007

Padrino Lingüístico

Una preocupante realidad: miles de palabras están en peligro de extinción. Como un intento para revertir esta situación, la Escuela de Escritores (los mismos que organizaron la elección de la palabra más hermosa del castellano) ha propuesto a que quien le interese que adopte a una palabra, para rescatarla del olvido. Yo, con dificultad, ya escogí la mía:

mandria.
(Quizá del it. mandria, rebaño).
1. adj. Apocado, inútil y de escaso o ningún valor. U. t. c. s.
2. adj. Ar. Holgazán, vago. U. t. c. s.

Estuve cerca de adoptar
jai, semicupio, gandumbas, sisiflís, o cualquiera de esos ingeniosos insultos que proveen las últimas páginas del pabellón de palabras agónicas, pero algo tiene esta palabra que me atrajo desde que la conocí.

Los visitantes pueden votar por cinco de las palabras que más les gusten. La mía todavía no aparece en la lista, pero cuando esté, les aviso (actualización 02/07:
acá está). Quien quiera puede hacerle campaña a su ahijado acá, quien sabe, quizás con un par de votos logremos salvar la vida de una que otra de estas palabras ignoradas.

escrito por:
hoemro
Publicar un comentario